Ya no puedo sola con esta lucha, necesito ayuda, pero…

Últimamente me siento vacía gran parte del tiempo, aburrida, desanimada, desesperanzada, extremadamente cansada y no me logro concentrar. El tiempo se me pasa insoportablemente lento y tengo pensamientos suicidas. Mi madre es agresiva, victimista e incomprensiva, no me entiende, no entiende temas como la amistad y tiene que decidir mis gustos y metas. Pero no quiero hablar de eso, voy a contar mi historia en relación a algo que amo hacer. Cuando comencé la primaria, en una clase de educación física me tocó ser portera en fútbol y aquel día me di cuenta de que se me daba bien, y sobretodo, de que era algo que me gustaba y disfrutaba. En la escuela decidieron dar clases de voley. Mi madre me apuntó a las clases por un año. A pesar de ser la mas chiquita era la mejor, tenía bastante fuerza, que ni idea de donde me la sacaba, y saltaba mucho. Luego nos mudamos, en aquel lugar hice muchísimos amigos. A mi madre la mayoría de deporte le parecían cosas de chicos y no quería ni verme jugar en la calle. Tampoco me quería apuntar a clases de gimnasia o baile. A pesar de todo, me pasaba casi todo el día fuera de casa. Tenía muchos amigos que iban a clases de deportes y yo iba a ver como entrenaban, prestaba mucha atención a todo lo que el entrenador decía y todo lo que hacían y luego entrenaba con ellos. Aprendo muy rápido y terminé estando entre los mejores de mi edad. Jugaba mucho con ellos. Si jugábamos baseball, mi deporte favorito, a la hora de batear pegaba la pelota con fuerza, y rompía algunas ventanas, y corría muy rápido. Jugando basket interceptaba todos los pases y apenas fallaba canastas. Jugando fútbol siempre me querían de portera porque sabían que era capaz de defender bien la portería. Y si no jugaba con mis amigos estaba en bicicleta o patinando. Lo más importante de todo es que era feliz, disfrutaba y el deporte daba sentido a mi vida. Pero todo eso terminó al volver a mudarnos a otro lugar en donde sufrí bulliyng  por tres años y mi madre no me dejaba salir afuera. Al principio daba todo en las clases de ed.física y era la mejor, pero los compañeros me golpeaban e insultaban para que lo dejara porque no era algo para mi. Podría haberme defendido, pero no lo hice. Durante esos años fui perdiendo mis ganas de jugar, me alejé totalmente del deporte e incluso llegué a odiarlo. El bulliyng terminó al mudarnos otra vez, pero dejó consecuencias, perdí toda confianza en mi misma, desconfío de la gente, me siento poco importante y me cuesta relacionarme. En estos años comenzaron todos esos pensamientos suicidas y de vacío y la relación familiar empeoró muchísimo. Intenté buscar algo que hacer con mi vida, darle un sentido y llegué a la conclusión que la vida está para disfrutarla pues nos fue dada por error con el Big Bang. Pero no conseguía encontrar aquello que le daría sentido. Estuve sola estos últimos tres años después del bulliyng, alejada del deporte. A las chicas les parecí rara por no relacionarme, y si lo hice, no me aceptaban y me tachaban de rara al ser tan distinta a ellas; los chicos parecen rechazarme cuando me acercó a ello y la verdad no estoy del todo segura de porque también algunos rechazaron mi personalidad  también me tachan de rara. Mientras tanto me di cuenta que aún me gustaba el deporte, al ver como os chicos jugaban en los patios, me entraron ganas. volví a tomarme ed.física en serio y esforzarme, pero me costaba extremadamente mucho. Una vez me desmayé, me llevó la ambulancia, y resulta que tengo un problema con la espalda, les conté también que me costaba respirar,  me duele el pecho la mayoría del tiempo y me canso rapidísimo, pero ni mi madre ni el médico le hizo mucho caso. Decidí seguir alejada del deporte y lo seguí odiando. Y siempre en ed.física dudaba de poder hacer algo bien, y no lo hacía. Pero hace unos días, en un deporte que no hay que correr mucho, no pensé en eso, la mente se me fue a otras cosas y, no soy la pta ama, pero si mucho mejor que en mis expectativas. jugué con todo lo que tuve y disfruté muchísimo, estuve feliz el resto del día y el siguiente a pesar de todo el dolor de espalda y en el pecho que sentí. Me he dado cuenta, de que el deporte me puede salvar de todos esos pensamientos depresivos y, aunque no va a arreglar mi relación familiar ni cambiarme la madre, lo soporto mejor. Ahora le insisto a mi madre en que me lleve al médico cuanto antes, quiero saber que tengo, arreglarlo y volver con el deporte. Pero dependiendo de como vaya todo saldría un problema u otro. ¿Y si no podré regresar nunca al deporte por la salud? Es algo que me asusta bastante, aunque no me preocupo tanto, nunca me preocupé demasiado por cosas del futuro que no se como saldrán, simplemente me mantuve neutra. Pero, ¿y si llega a pasar? ¿Entonces yo que haría? Hace dos días estuve a punto de suicidarme, pero antes decidí leer mi antiguo diario y mientras lloraba comencé a dudar y al final me tranquilicé. Tal vez necesité un psicólogo pero mi madre me treta de loca y enferma mental si me estreso un poco porque para ella los adolescentes no pueden tener estrés porque son muy jóvenes si va a ser que tengo algún trastorno ya me tendría un desprecio increíble. Y luego, si todo sale bien en el médico. ¿Como volvería al deporte? Dos horas de ed.física a la semana no me bastarían, y en el pueblo chiquito que estoy todos me tachan de rara y sola no puedo comenzar a practicar, si no hay pistas ni tengo balones o algo. Aunque comenzaría a correr e ir en patines, quiero jugar un deporte, como baseball, basket,  fútbol… como antes (voy en bus al insti de otro pueblo, mi madre no le gusta que quedé demasiado por allí). Necesito ayuda, pero ¿quién? Hay en la clase un chico con el que me llevo bien, aunque apenas hable, cuando lo hago me siento cómoda. Él es portero de fútbol. Pero no se como iniciar una conversación sin esperar una oportunidad. No puedo esperarla, he de crearla, pero no se como. Para comenzar si está con sus amigos me va a costar muchísimo, y aunque lo tuviera al lado en la clase no estaría segura de como comenzar a hablarle. Una de las veces que le hablé fue porque aquel día todos salían pronto de mi clase porque no estaba la profe, pero yo tenía que esperar mi autobús y él a un amigo suyo y mientras tanto comenzamos a hablar de un videojuego que ambos habíamos jugado, raro porque no suelo encontrar gente con la cual hablar que juegue lo mismo que yo. Sea como sea. se que necesito ayuda porque sola yo ya no puedo más, pero necesito abrirme un poco y dejar mis miedos para tener amigos y conseguir ayuda. Me he dado cuenta que entre todos los problemas, si arreglo del del deporte mi vida estará mejor y para eso necesito primero abrirme un poco y dejar mis miedos. Tengo miedo a ser una molestia o incomodidad, que me critiquen o juzguen o que al tener ellos amigos de toda la vida que son más importantes se olviden de mi y me echen a un lado al no ser tan importante incluso sabiendo lo que sufro, o sin saberlo, como ya me paso. Para dar el primer paso, necesito iniciar esa conversación. Antes me solía dejar llevar, por el instinto, un consejo que me dio mi tío pero ya no consigo hacerlo, tengo mucho miedo. Solo déjate llevar. ya no recuerdo como funcionaba. ¿Que puedo hacer? ¿Algún consejo?

Quark Preguntada on Noviembre 12, 2017 en Quiero contar mi historia.
Agregar Comentario
2 Respuesta(s)

Hola, gracias por contar tan detalladamente como te sientes, sé que no es fácil sacar el dolor que uno lleva dentro y menos a personas desconocidas.

 

Lo primero que pensé tras leer es que me encantaría retarte a algún deporte por diversión. Estaría agradecido si algún día fuera posible.

 

Si hacer deporte genera esa felicidad en tu interior entonces debes seguir pese a lo que el mundo crea, y en el caso de que medicamente te digan

que no puedas: Este mundo aún es desconocido, todo es posible si se encuentra el camino y eso incluye los problemas fisicos.

 

Sigue adelante ya que realmente quiero retarte algún día.

 

Saludos!

 

 

Quark Respondida on Noviembre 15, 2017.
Agregar Comentario

Continua totalmente con el deporte!! es tu pasion!! y es lo que realmente te hace feliz. veras como ni la mas grave de las enfermedades podra parar tus ganas de hacer deporte!

Cada vez que te venga algun pensamiento suicida recuerda que la vida aun tiene muchas cosas buenas que enseñarte y aun te quedan muchas lecciones por aprender, veras como el dolor por el que estas pasando te ayudara a madurar y ver la vida de una mejor forma!

 

tranquila!! concentra tu energia en aquello que te hace feliz, yo tambien paso por lo mismo con una madre realmente incomprensiva, victimista y manipuladora, pero es lo que nos toco! y a pesar de eso amamos a nuestras madres de igual manera!, pero por sobre todas las cosas nos amamos a nosotras mismas, es por eso mismo que a pesar de lo que nos pueda decir el mundo , debemos seguir nustro corazon! moleste a quien le moleste!!!

 

espero que puedas encontrar tu camino y inspirar a mucha gente que esta pasando por cosas similares a la tuya 🙂 gracias por contarnos tu historia

Aprendiz Respondida on Noviembre 16, 2017.
Agregar Comentario
  • Tu Respuesta

    Al publicar tu respuesta, confirmas estar de acuerdo con las políticas de privacidad y términos de servicio.